Ciudadanos anuncia un nuevo relanzamiento y así van los naranjas, de paripé en paripé. Se miran al espejo, se ven tan especiales y se preguntan por qué los votantes no les quieren con lo necesarios que son. Yo le aconsejaría que se hiciera un chequeo, seguramente tendrá los glóbulos blancos disparados.

Dos años han pasado desde que Inés Arrimadas cogió las riendas. Dos años donde el partido sólo ha ido cuesta abajo y sin frenos. Y no es que no haya voces gritando que el principal problema es interno, pero el partido en lugar de escuchar, se hace el ofendido porque se creen que están estupendos y en lugar de poner remedio oculta la enfermedad.

No voy a negar que Arrimadas lo tenía bastante complicado desde el principio. Sus antecesores ya habían entregado el partido al Pp. Dejaron a Fran Hervías para que hiciera las últimas gestiones, cerrara la casa y entregara las llaves a su nuevo propietario. Esas han sido siempre mis sospechas y el propio Pablo Casado me lo corroboró el 24 de diciembre de 2019, apenas un mes después de la marcha de Rivera. En un aperitivo con amigos me dijo que me pasara al PP, que nos iban absorber y que las conversaciones estaban muy avanzadas. Blanca me quedé con la información que me había dado. ¿Conversaciones? ¿Con quién? Tras las averiguaciones que hice todo me apuntaba al entorno de Fran Hervías y Emilio Argüeso.

Creía que con la llegada de Inés Arrimadas el asunto de la absorción se les desbarataría, que habría cambios drásticos, que se escucharía a las bases y que pondría remedio a todas las injusticias de Hervías y sus lacayos, que acabarían con su red clientelar. Sin embargo Arrimadas no actuó en ese sentido, apenas hizo cambios internos y a Hervías le dio oxigeno con su puesto de senador. Una muy buena paga y un montón de tiempo libre para maquinar al lado de su gran amigo, también senador y ahora tránsfuga , Emilio Argüeso.

Al menos en la Comunidad Valenciana, lo que planeaba Argüeso con el PP era un secreto a voces entre parte de la afiliación, pero Arrimadas y su núcleo duro ¿no sabían de los tejemanejes que se estaban haciendo? No hicieron nada por aquel entonces y un año después, ya con la OPA HOSTIL a cara descubierta tras la moción de censura de Murcia, casi nada. Y eso que el mismo Hervías no se cortaba en decir a la prensa que el 80% de los cargos de Cs tenían su puesto gracias a él.

Y ese no hacer nada, con lo evidente que era todo, me ha parecido siempre un poco sospechoso. Arrimadas y su equipo han seguido a lo suyo, mirando para otro lado, enganchados en si son liberales o súper liberales y consintiendo que Ciudadanos tenga metido en sus entrañas su propio caballo de Troya. Todos lo saben, pero parece que han elegido jugar a pasarle la mano por el lomo y a darle de comer hasta que ya no quede nada.

Ciudadanos no ha muerto. A Ciudadanos lo están matando mientras sus dirigentes se dedican a redactar bonitos discursos. Sombra aquí y sombra allá, maquíllate, maquíllate.

1 COMENTARIO

  1. La política es desilusión.
    Mi padre siempre me decía;
    «Luis si no vives del futbol,la religión o la política, no te dediques a ello».
    Yo no le hice caso ,sin vivir de la política, el fútbol o la religión….
    Me emocionan el Madrid,la Virgen de la Cabeza y Cs .
    Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí