El concejal de Parques y Jardines, Héctor Díez, ha explicado esta mañana en una rueda de prensa los detalles sobre de la renuncia del contrato de la mercantil murciana Mantenimientos Terrestres S.A. (Matersa), que ganó la adjudicación el pasado agosto para la poda de 3.942 palmeras por 119.000 euros.

Esto se produjo ayer a mediodía, sobre las 15:00 horas, cuando la propia empresa presentó un escrito por sede electrónica admitiendo que no podía cumplir la calendarización y el acabado de los ejemplares exigidos por el Ayuntamiento, luego de que Parques y Jardines ordenara detener los trabajos por las deficientes condiciones de seguridad con las que se estaba efectuando y la falta de calidad en la poda en los ejemplares –fruto de realizarla con motosierra y no con herramientas tradicionales–, que podría afectar a la salud de los quince ejemplares ya podados en la calle Pedro Juan Perpiñán, las cuales están siendo ahora tratadas por la brigada de palmereros municipales ante el riesgo de caídas de ramazos y dátiles, habitual en esta época del año.

Hasta aquí las explicaciones de los hechos… consideraciones y más incumplimientos…

Díez, quien ha sido tajante manifestado que “no se iba a permitir por parte del Ayuntamiento estas condiciones y calidades inaceptables en una ciudad patrimonio de la humanidad precisamente por sus palmeras”, ha relatado la cronología de los hechos, que comenzaron el pasado lunes, cuando Matersa empezó los trabajos. Ya, entonces, los técnicos municipales apercibieron a la empresa por incumplir las condiciones mínimas de seguridad laboral y de protección a los transeúntes y automóviles –20.000 vehículos transitan diariamente Pedro Juan Perpiñán–. Además, estaba incumpliendo las condiciones del contrato al podar solamente seis palmeras cuando el pliego dictaba un centenar de ejemplares al día.

El martes 5, la empresa tomó en consideración el apercibimiento de los técnicos en materia de seguridad y consiguió un rendimiento de diez palmeras ese día. Igualmente, y dado los métodos de poda invasivos a motosierra que no reflejaban las exigencias de calidad del pliego técnico, se celebró una reunión a mediodía entre el concejal, la gerencia de la empresa y los técnicos de Parques y Jardines. Concretamente, el pliego que incumplió Matersa exigía que la poda debía hacerse respetando la estructura natural de la palmera en cuestión, con cortes limpios y sin desgarros, y utilizando las herramientas necesarias en cada caso, sin dañar el estípite ni el cogollo de la palmera. “La de Matersa no es la poda a la que estamos acostumbrados en Elche ni la que los técnicos creen necesaria para garantizar la supervivencia de la palmera”, ha indicado el edil.

En la jornada de ayer, miércoles 6, Parques y Jardines, tras una reunión con la gerencia, le traslado a la empresa que detuviera con inmediatez los trabajos. Ya, a mediodía, Matersa asumió su incapacidad para realizarlos en palmeras datileras y solicitó la renuncia del contrato y al cobro de lo ya realizado. En concreto, la mercantil pide que la rescisión sea de mutuo acuerdo, pero Díez ha adelantado que se estudiará cómo hacerlo para ver “si es posible devolverle el aval”, y ha sostenido que, para el futuro, “se afinarán los pliegos de condiciones”.

Justificaciones de los hechos…

La Junta Local de Gobierno adjudicó el contrato para podar las palmeras de la vía pública del municipio el pasado mes de agosto, por un total de 240.000 euros aproximadamente, en tres lotes: el primero, el referente a Matersa y del que ahora se encargarán las brigadas municipales en un plazo de dos meses; el segundo y el tercero, –centrado en las pedanías y en Elche Parque Industrial, respectivamente– adjudicado la UTE Palmera Verde formada por dos reputadas empresas ilicitanas. El trabajo del lote dos, podar 2.730 ejemplares por 82.600 euros, está concluido en más de un 90%, mientras que el tres, 1.200 palmeras por 38.015 euros, ya finalizó.

Las tres empresas fueron adjudicatarias al mismo tiempo, aunque la UTE formalizó inmediatamente la documentación y los permisos del contrato y Matersa se demoró un mes. Esto llevó a que los trabajos de poda de Palmera Verde comenzaran el 4 de septiembre mientras que los de la mercantil murciana no arrancaron hasta el pasado lunes 4 de octubre, solo y cuando el Consistorio emitió un requerimiento de inicio de servicio en 24 horas el viernes 1.

La legislación no lo permite pero estudiaremos a ver si se puede hacer algo…

Díez ha reconocido que en el pliego de condiciones no se exigía la utilización de herramientas tradicionales que se vienen usando en el municipio, porque podría no ser legal dados los requerimientos de la garantista Ley de Contratación Pública de 2017, ya que las cláusulas de los contratos públicos no pueden mediar discriminación de ninguna clase y deben asegurar la libre concurrencia de las empresas en igualdad de condiciones, siempre que cumplan los requisitos administrativos, y Matersa lo hacía. “No sospechamos de esta empresa porque es conocida en su ámbito”, ha recalcado el edil, quien ha adelantado que, pese a la legislación, se estudiará si es posible perfeccionar los pliegos para obligar a próximas adjudicatarias a emplear herramientas tradicionales. “En Elche también se ha usado la motosierra, pero como elemento auxiliar y puntual, a diferencia de Matersa, que solo poseía sierras eléctricas a falta de corbellote”.

De todas maneras, ha afirmado que, de cara al futuro, no se descarta que la poda de palmeras se siga apoyando en contratos externos allí donde no llegue la cuadrilla municipal –formada por una docena de palmereros centrados en los huertos Patrimonio de la Humanidad–, que incorporará a cuatro personas más en diciembre gracias al programa EMCORP del Labora.

¿Responsabilidades? La ley está mal hecha…

¿Hay empresa que soporte poda de palmeras a 13 euros con poda, recogida y gestión de residuos en vía pública…?

Quizá los pliegos… quien sabe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí