Este fin de semana, por si no se han enterado, se celebra o más bien se corre en las calles de Elche la media maratón más antigua del mundo. Así está acreditada. Así está reconocida. Sin duda, algo que debería ser un orgullo de celebración anual para todos los ilicitanos, incluso más allá, por todos los que formamos la provincia de Alicante, pero la realidad es muy diferente.

Me temo que únicamente si estás muy metido en el mundillo runner o si eres de los que sufrirá algún tipo de “inconveniente” durante la celebración de la prueba, serás de los que te enteres que se celebra la prueba más antigua del mundo en esta distancia. Suena triste, pero es una realidad.

Estamos ante uno de los primeros grandes eventos de la ciudad de Elche después de la pandemia. Habría que estar engalanando la ciudad para que los ilicitanos e ilicitanas se volcaran con su prueba. Habría que estar bombardeando publicidad por toda la provincia de Alicante para que la gente aprovechara el puente del 9 de Octubre y del Pilar para venir a la ciudad de Elche. Porque el deporte es turismo, si sabes venderlo claro. Seguro que los hosteleros de Elche, después del año y medio largo que llevan de restricciones y sufriendo las limitaciones por la pandemia estarían encantados de recibir a muchísimos turistas en Elche que vinieran con la excusa de la prueba más antigua del mundo y se quedaran a disfrutar de la gastronomía, de la cultura, de los eventos y la belleza de Elche. Pero me parece que los hosteleros tendrán que esperar otra oportunidad, dudo bastante que no servirá de excusa la media maratón de Elche para que vengan visitantes a nuestra ciudad.

Siento envidia de otras ciudades que viven con mucha pasión sus pruebas deportivas. Alguno se planteará que fue antes, si el huevo o la gallina. Alguno podrá pensar que el problema es que la gente tiene mucha oferta y no le interesa salir a ver correr a nadie, otros dirán que igual la gestión de la concejalía de deportes con la prueba deja mucho que desear, aunque supongo que siempre quedará la excusa de “es por la COVID”.

Habrá que mirar si Santa Pola recupera el pulso del running en la provincia de Alicante y si la ciudad de Alicante le pasa por la derecha o por la izquierda a la media maratón más antigua del mundo, la de Elche. Porque no lo duden, en la organización también se compite. Y todos los que nos gusta el deporte estamos viendo como la concejalía de deportes de Alicante con José Luis Berenguer a la cabeza va como un cohete en la organización de eventos deportivos mientras en Elche aún siguen pensando si la gallina puso el huevo o fue el huevo antes que la gallina. Cuestión de prioridades. Cuestión de LEGADOS deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí