El año 2021 ha dejado nuevas lecciones de cómo gestionar la empresa, especialmente las familiares. Y ante esta situación, es necesario que las empresas familiares, paren y se replanteen sus operaciones para alcanzar unas ventas óptimas, una tarea que solo las más valientes podrán acometer con éxito. Precisamente, para ayudar a las empresas familiares alicantinas a lograr este objetivo, AEFA, en colaboración con la consultora Improven, han organizado la jornada Las reglas han cambiado: cómo implanto la cultura S&OP en el nuevo entorno, para vender con éxito en la empresa familiar, a la que han acudido 25 empresas familiares de la provincia.

Y es que si la crisis del COVID fue un revulsivo para la economía, los últimos 12 meses no han sido menos. Han aparecido en el contexto empresarial nuevas dificultades como la escasez de materias primas, nuevos hábitos de consumo, una aceleración de la digitalización a todos los niveles y todo ello, en un entorno cada vez más volátil e impredecible. “En este entorno, aparecen tendencias que han llegado para quedarse como mayor digitalización y automatización, se intensifica la competencia y la lucha por el talento, se reducen los márgenes, se acentúan las diferencias y el perfil de hogares potenciales de alta capacidad adquisitiva llegue a triplicarse en algunos mercados traccionado principalmente en el segmento Premium creciendo así las diferencias sociales”, ha señalado Sergio Gordillo, socio director de Improven.

En este punto, la recomendación esencial y vital es parar. Y a partir de ahí, pensar desde cero la nueva cadena de suministro, ya que están cambiando muchas reglas del juego. “Hay que reinventarse, y una buena forma de hacerlo es aplicar la cultura S&OP (sales and operations), una cultura de empresa que, ante la incertidumbre actual, nos permite gestionar todos nuestros recursos de la manera más eficiente posible y garantizar el servicio al cliente”, ha señalado Nuria Domínguez, manager de Improven y experta en esta materia. Del mismo modo, Domínguez ha destacado que el “proceso de S&OP debe de ser entendido como un proceso central que afecta a todas las partes de nuestro negocio, ya que nos va a permitir diseñar el nuevo enfoque de la cadena de suministro”, ha señalado.

Pero, ¿cómo llevar a cabo esta implantación? Para ejemplificarlo, Maria José Ramón, directora de Operaciones de Istobal, ha explicado cómo ha reenfocado esta compañía la estrategia de operaciones ante esta nueva situación. “Llevamos a cabo un proceso de revisión y mejora que incluyó tener todas las filiales controladas bajo un mismo paraguas operacional, mejora de procesos, como base de control y digitalización y reingeniería y mejora de procesos que permitan la transformación digital de las operaciones de Istobal, entre otras cosas”, ha señalado.

Del mismo modo, la directora de Operaciones de Istobal ha señalado que gracias la implantación de la cultura S&OP se ha producido una reconciliación del Plan Operacional con el Plan Estratégico de la Compañía y los Objetivos Financieros. “Se ha llegado a un objetivo mindset, donde tenemos a los equipos alineados, se trabajada con más agilidad, y la comunicación, coordinación y sincronización son lo más relevante”, ha comentado.

Gracias a la implantación de la cultura S&OP en una empresa, se promueve la eficacia, se crea una organización colaborativa, se mejora el servicio y satisfacción del cliente y existe una reducción de los riesgos.

Por su parte, la presidenta de AEFA, Maite Antón, ha incidido en que “la pandemia ha acelerado todos los procesos y ha impulsado numerosas transformaciones en los sectores productivos, haciendo que el día a día en la gestión de una empresa familiar cambie a marchas forzadas. Ahora nos encontramos en un contexto muy cambiante, donde hay que afinar especialmente nuestra estrategia en lo que confiere a la toma de decisiones para favorecer la eficiencia y la transformación en nuestras organizaciones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí