El pasado viernes 19 de febrero la Policía Local de Elche desalojaba un local que incumplía las medidas sanitarias establecidas.

La voz de alarma la dieron unos vecinos que llevaban observando durante la semana varios vehículos estacionados -de mala manera- en las inmediaciones de un restaurante. Los coches dificultaban la circulación al resto de vehículos. Además, los residentes de la zona también habrían visto clientes consumir en el establecimiento.

Conforme han informado las autoridades el gerente del local obstruyó la inspección y ocultó a los huéspedes. No obstante, estos fueron identificados al regresar a sus domicilios.

El computo final asciende a 17 denuncias por incumplimiento y desobediencia de las medidas sanitarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí