Recientemente ha cerrado el Bar Villalobos. Anticipó su cierre por esta maldita pandemia.

Villalobos ha sido a mi entender el pulso de la ciudad, por allí se han hecho listas electorales, se han nombrado representantes sindicales, se hablaba de fútbol… en fin, las venas de la ciudad.

Por allí pasaban agricultores hacía al Progreso, a comprar agua, se ajustaban precios de patatas, tomates, etc. También pasaban fabricantes que bajaban a los bancos para a ver si se le había abonado la remesa, contables que venían, sobre todo los viernes, a sacar dinero para pagarle a los trabajadores.

Albañiles, electricistas personal de banca, estudiantes… En fin, pasaba toda la sociedad ilicitana en toda su extensión.

Ahí estaba Vicente, con su forma de ser, atendiendo a todos. Le acompañaba su mujer Fina. Los recuerdos me invaden cuando íbamos a Altabix a ver a nuestro Elche C.F. Volvíamos e íbamos a casa Villalobos a comernos un bocadillo con su correspondiente refresco para después desplazarnos bien al Parque Deportivo o a las Discotecas ¡Que recuerdos! Se me vienen tantas cosas a la cabeza, aunque mejor unos versos del poeta ilicitano Baltasar Brotons para reflejar el paso del Villalobos por nuestra ciudad.

“La vida pasa envuelta en un manto de ilusiones, persiguiendo metas que casi nunca se alcanzan. La vida pasa con la rapidez de un parpadeo.”

No necesariamente cualquier tiempo pasado fue mejor, pero dejarme manifestar que tengo “morriña” del pasado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí